Ganesha rodea el universo

Los dos hijos de Shiva y Parvati fueron llamados Ganesha y Kartikeya. A medida que pasó el tiempo, ambos llegaron a tener un gran deseo de casarse. Suplicaron a sus padres, "Por favor, por favor encontradnos unas esposas adecuadas. Elegid vosotros. Estamos deseando casarnos. A menos que estemos felizmente casados, sentiremos que nuestras vidas estarán vacías."

Shiva y Parvati estaban más que contentos de satisfacer la petición de sus hijos. "Os encontraremos a ambos unas hermosas esposas", prometieron.

Desafortunadamente, Ganesha y Kartikeya tuvieron una terrible discusión. Cada uno de ellos quería casarse el primero. Ganesha quería casarse antes que Kartikeya porque él era el mayor de los dos, y Kartikeya quería casarse antes que Ganesha porque pensaba que el más joven debía tener la primera oportunidad.

Shiva y Parvati tenían ahora un serio problema entre manos. No podían decidir a quién complacer y a quién negar. Por fin Shiva dijo, "Hagamos una cosa: el que pueda viajar hasta los confines de la Tierra y volver primero, se casará primero."

Kartikeya emprendió inmediatamente su viaje. Su vehículo fue un pavo real. Pasaron tres años y todavía no había alcanzado los confines de la Tierra. Mientras, el barrigudo Ganesha permaneció en casa divirtiéndose. Sabía que no podía esperar mantener el paso de su atlético hermano.

Cuando Shiva vio que Ganesha ni siquiera había comenzado la carrera, le dijo, "¿Qué estás haciendo? ¡No has comenzado aún! Cualquier día, en cualquier momento, Kartikeya volverá. ¿Qué te pasa? Ganesha permaneció callado y Shiva continuó: "Sé lo que estás pensando. Mientras puedas casarte, es suficiente. Ya no te preocupa más quién sea el primero o el segundo. Por eso no estás apurado. Has aceptado tu derrota."

Ganesha sencillamente sonrió a su padre y continuó con sus rutinas habituales. Un día, un pensamiento cruzó por su mente: "Estoy seguro de que ahora mi hermano ya habrá llegado a las más remotas latitudes de la Tierra y está en camino de regreso a casa. Ahora es el momento de que yo actúe". Fue a bañarse al río y luego rodeó a su madre, Parvati. Tras completar una vuelta, se bañó otra vez y de nuevo rodeó a su madre. Siete veces se bañó y siete veces dio una vuelta alrededor de ella. "¿Qué estás haciendo, hijo mío?"–preguntó Parvati. "Madre, ¿no has leído nuestras escrituras sagradas? –respondió Ganesha. Los shastras nos dicen que tú eres la Madre Divina; tú eres el mundo entero, el universo entero. Yo he dado la vuelta a tu alrededor no una sino siete veces. Eso significa que he ido alrededor del mundo siete veces. ¿Acaso no tengo derecho a casarme el primero? "¿Qué clase de lógica es esta"–objetó Shiva. Ganesha presentó su argumento: "Si no consideras a mi madre como la Madre Divina, si no crees en los Veda, ¿por qué le dices a la gente que honre los Vedas? Tú siempre dices que los Vedas son correctos y perfectos. ¿Cómo puedes justificarte?" Shiva comprendió que su hijo tenía razón. Parvati era el universo entero. Para demostrar su aprobación por la acción de Ganesha, Shiva y Parvati encontraron no una sino dos hermosísimas esposas para él. Sus nombres eran Buddhi y Siddhi. Cada esposa dio a Ganesha un hijo. Ganesha llamó a sus hijos Labha y Laksha. Él estaba muy orgulloso de su familia y vivieron la vida más feliz juntos.

Los abuelos, Shiva y Parvati, también eran extremadamente felices con sus nietos. Pero a veces un poco de tristeza entraba en ellos cuando pensaban en el pobre Kartikeya. Había estado ausente tantos años…, y no sabían cuando regresaría.

Cuando Kartikeya se acercaba a su hogar, vio al sabio Narada, y le preguntó: "¿Cómo va todo? Dame algunas noticias". "¿Cómo va todo?" –replicó Narada– "¿Por qué vienes tan tarde?" "¿Qué quieres decir?" –preguntó Kartikeya– "¿Ya ha regresado Ganesha?" "Si" –dijo Narada– "Está casado, tiene dos esposas, y cada una de ellas le ha dado un hijo. ¿Cómo has podido dejarle reclamar la victoria?" Al oír las noticias de Narada, Kartikeya se puso furioso. No aceptó para nada la interpretación que Ganesha había hecho de los shastras. Llego a la casa y vio con sus propios ojos que Ganesha era extremadamente feliz con sus esposas e hijos.

Shiva y Parvati hicieron todo lo posible por consolar a Kartikeya. Prometieron encontrarle una bella esposa. Pero la sangre de Kartikeya estaba hirviendo. Él declaró: "¡No! Hago un juramento. Puesto que todos me habéis engañado, no voy a casarme con nadie en esta vida". En lo sucesivo, Kartikeya fue conocido como Kumara, que significa "el que está soltero". Habiendo hecho su juramento, Kumara dejó la casa de sus padres para vivir solo. No quiso permanecer más con su familia porque sintió que todos le habían engañado. Kumara rehusó a regresar a casa, incluso para visitar a sus padres. Ellos lo añoraban mucho, así que le preguntaron si podían ellos visitarle. Él accedió a que, cuando la noche era más oscura y no había luna, Shiva podría visitarle, y cuando la luna estaba en todo su esplendor, Parvati podría visitarle. Accedió a verlos, pero sólo en esas dos ocasiones al mes, por lo disgustado que estaba con toda su familia.

De The Earth-Illumination-Trumpets Of Divinity's Home, 2ª Parte, por Sri Chinmoy