Cielo e infierno

Akbar fue el más grande Emperador Moghul. Fue él quien quiso que los Hindús y los Musulmanes estuvieran unidos. Fue generoso hasta el extremo y justo hasta el extremo. Entre los emperadores Moghul, fue el verdadero ideal.
Al comienzo de su reinado, Akbar tuvo que luchar para mantener el control del imperio Moghul, pero después de algunos años, cuando se volvió muy poderoso, la gente le admiró y le quiso tanto que no tuvo que luchar más.

Cielo e infierno

Akbar preguntó una vez a su Ministro Birbal, "Después de la muerte, ¿quienes van al Cielo y quienes van al infierno?"

"Su Majestad," –replicó el Ministro– "sólo los listos van al Cielo después de la muerte. Los tontos van al infierno."

"¿Por qué es así?" preguntó el Emperador. "¿Por qué los listos van al Cielo? ¿Cómo llegan a ser listos?"

"Se vuelven listos al saber que sólo hay una cosa que merece la pena tener, que es el amor. Cuando dan amor al mundo y a cambio reciben amor del mundo, todo está hecho. Sólo aquellos que aman al mundo y obtienen amor del mundo son listos, y van al Cielo. Los que no aman al mundo ni obtienen amor del mundo, van al infierno."

El Emperador quedó callado.


Comentario:
La respuesta de Birbal es casi perfecta. Su único error es decir "listo" cuando lo que realmente quiere decir es "sabio". Ahora, lo que hace falta saber es si amamos al mundo por el mundo mismo, o si amamos a Dios dentro del mundo. Si sentimos que el Creador y la creación son uno, entonces, amando al Creador del mundo podemos amar también a su creación. De otro modo, amaremos al mundo y a cambio esperaremos amor del mundo. Y si no obtenemos amor del mundo, nos sentiremos tristes y desgraciados.

Según la filosofía espiritual, sólo quienes aman a Dios en la humanidad y no esperan nada a cambio van al verdadero Cielo. Sólo quienes ofrecen amor constante e incondicional a Dios en las personas pueden ir a la altísima morada de la paz, la luz y la dicha después de la muerte. Quienes no lo hacen, irán naturalmente a un mundo inferior donde estas cualidades divinas se hallan en medida menor que suficiente.

Además, ¿dónde está el Cielo? El Cielo no es simplemente un lugar al que vamos después de la muerte. Vamos al Cielo y al infierno cada día. Cielo e infierno son estados de conciencia. En la perfección de la mente, en la paz de la mente, se halla el Cielo. En la frustración de la mente, en la depresión de la mente, vive el infierno. Cada día experimentamos el Cielo y el infierno en nuestras vidas. La frustración, la depresión, la inseguridad, la preocupación, la duda, el miedo, la ansiedad y la envidia nos hacen vivir en el infierno. La seguridad, la belleza, la alegría, la paz, la luz y el amor nos permiten habitar en el Cielo en todo momento.

Páginas relacionadas


Sri Chinmoy Library
Un recurso donde leer y consultar más de 1.100 libros de Sri Chinmoy on-line, incluyendo poesía, teatro, relatos y respuestas a preguntas.

Inspiration-Sounds
Escuche los relatos de Sri Chinmoy leídos por sus estudiantes en Radio Sri Chinmoy.