Tus Propios Regalos

Yo Te quiero, mi Amado.
He traído para Ti
algunas hermosas flores
que he recogido temprano esta mañana.
Quisiera adorarte con estas flores.
¡Ah!, me sonriés porque sabes
que en realidad estas flores son Tuyas.
Te estoy adornando con Tus propios regalos.