En la fragancia del incienso

En la fragancia del incienso
de la adoración duradera,
permaneceré en silencio.
En el corazón de lo finito
veré y alcanzaré lo Infinito.
Acudiré a Ti, acudiré a Ti.
Te daré
toda la alegría y la tristeza de mi corazón.
Oh Señor, haz sonar Tu Flauta
en el jardín de mi corazón.