El Músico Supremo

Dios,  el Músico Supremo,
ofrece Su Música de Paz.
El hombre, la audiencia divina,
ofrece su receptividad de la paz.



Mis canciones de la Tierra
devotamente me encuentran.

Mis canciones del Cielo
 fervorosamente me iluminan.

Mis canciones de Dios
Triunfantemente me inmortalizan.


Dios es el Músico Supremo. Es Él quien está tocando con nosotros, sobre nosotros y en nosotros. No podemos separar a Dios de Su Música. La Conciencia universal está siendo constantemente tocada por el Supremo Mismo, y se está convirtiéndo constantemente en la Música Suprema. Dios el Creador es el Músico Supremo y Dios la creación es la Música Suprema. El Músico y Su Música nunca pueden ser separados. Su creación está siendo completada. El Músico Supremo siente que sólo está completa  cuando llega a ser conscientemente una con el Supremo, el Creador Mismo. A través de la música, Dios está ofreciendo el mensaje de la unidad en la multiplicidad y también el mensaje de la multiplicidad en la unidad.

La Música es el Sueño de Dios. Dios está soñando en cada momento a través de la música. Su Sueño se llama Realidad cósmica, Realidad universal. Desde el más alto punto de vista, la música no es meramente palabras; no es un concepto ni una idea. La Música es Realidad en su forma más elevada. Dios está tocando la Música suprema en nosotros y a través de nosotros, Sus instrumentos escogidos. Él está tocando en nosotros a Su propia Manera. Él no necesita de instrumentos o palabras humanas para dar a entender Su Mensaje, para darse a entender a Sí Mismo. Esto lo puede hacer en silencio sin tomar ninguna ayuda del mundo del sonido. Dios creó el sonido con objeto de conocer externamente lo que Él es internamente. Internamente Él sabe lo que es, pero si no manifiesta externamente Su Divinidad interna entonces el mundo no puede aceptarle, no puede realizarle. De modo que creó el sonido tan sólo para la causa de Su propia manifestación.

La Música de Dios purifica nuestro cuerpo.
La Música de Dios fortalece nuestra alma.
La Música de Dios acelera la liberación de nuestra vida,
la realización de Dios y la manifestación del amor.


Sé un pionero
en el Mundo de la Música de Dios.
Tu vida de dedicación
puede ofrecer Música de Dios
a muchos corazones receptivos.


La Música de Dios
viene desde el Corazón
de Deleite-Silencio de Dios.

Las Canciones de Dios
vienen desde el Ojo
de Amor-Compasión de Dios.