Diferentes planos de la música

La música humana
alimenta el vital de la humanidad.
La música divina
sirve al corazón de la humanidad.

Un buscador-cantante siente que si no tiene música, su corazón está desalmado, su vida es inútil, su meta despreciable.

¿Por qué? Porque la música es la aspiración de unicidad de la humanidad. La unicidad sin una melodía llena de alma es ciega, sorda e inútil.

Por otra parte, una melodía sin fructífera unicidad es tan sólo un cuerpo sin alma.

Sin aspiración de unicidad, la humanidad nunca puede alcanzar la perfección.

Sin perfección, la satisfacción estará siempre a una gran distancia.

Si no hay satisfacción, entonces la vida no puede tener valor alguno.

Es la satisfacción a lo que aspiramos. Es por la satisfacción por lo que tratamos de perfeccionarnos a nosotros mismos.

La satisfacción es la única realidad-existencia que tanto Dios como el hombre necesitan.

La música del alma no sólo tiene la respuesta, sino que es la respuesta a esta necesidad.

[Nota: El vital es la red de los deseos, motivos, impulsos y emociones. Puede incluir –en su aspecto superior e iluminado– la aspiración, o la búsqueda de iluminación y perfección. Pero a menos que utilicemos el término ‘vital superior’ o ‘vital iluminado’, el ‘vital’ normalmente se refiere a los deseos mundanos y a la búsqueda de las posesiones y el poder]

Las siete notas de la escala corresponden a los siete mundos superiores. Cada nota desciende de un mundo interno específico. Cada mundo tiene una música y una nota propias. Los mundos superiores tienen una música que nos despierta, nos inspira, nos ilumina, nos perfecciona y nos colma. La música de los mundos superiores viene a nosotros constantemente como precursora de la más alta Cumbre, mientras que la música de los mundos inferiores naturalmente viene a nosotros como mensajera de destrucción.

No sólo los mundos superiores e inferiores tienen música propia; cada individuo tiene su música propia, cada movimiento tiene su música propia, cada acción tiene su música propia. Hay música cada vez inhalamos y exhalamos. Cuando no prestamos atención a la profundidad interna de la acción, no oímos la música. Si prestamos la atención adecuada a cada acción, entonces, en la profundidad misma de esa acción vamos a oír música. A menos que oigamos música dentro de cada acción, la acción está sin vida.

Lo siguiente a la meditación es la música. Pero ha de ser música del alma, la música que conmueve y eleva nuestra conciencia aspirante. Cuando interpretamos música del alma, música psíquica, somos transportados de inmediato a los planos más altos de la conciencia.

La música del vital inferior destruye nuestros nervios sutiles y quiere devorar las cualidades divinas del corazón. El vital ha sido predominante en el mundo durante bastantes años. Pero la música vital inferior no siempre predominará en la tierra. El mundo tiene también un alma. Antes o después, la música del alma reemplazará a la música del vital. Hoy el vital es alimentado y el alma está pasando hambre. Pero cuando haya más personas aspirantes que no-aspirantes sobre la Tierra, naturalmente la música interna, elevadora del alma, sustituirá a la música del impuro, apagado y oscuro vital.

Cuando tocamos música vital, dejamos hambrear nuestra alma y alimentamos a nuestro cuerpo. El creador es como la madre y la humanidad es el hijo. Cuando el creador interpreta música vital, la madre está bebiendo algo, pero el hijo está sufriendo por falta de otra cosa, de leche. Pero cuando el creador interpreta música espiritual, tanto la madre como el hijo están bebiendo néctar al mismo tiempo. Incluso mirando al rostro de la madre, el niño podrá beber néctar. El hecho mismo de que la madre está bebiendo néctar es suficiente para el niño.

La música del alma ofrece deleite en lugar de excitación vital. La excitación vital es una cosa y el deleite del alma es otra. El deleite del alma es sumamente poderoso, sumamente intenso pero, al mismo tiempo, no crea ningún tipo de placer sensacional, no-divino, en el cuerpo. Simplemente transporta; lleva al ser entero hacia lo Altísimo como un globo y entonces, cuando el globo explota, estás nadando en el mar de la dicha.

La música del alma es la música que eleva inmediatamente nuestra conciencia hacia el Absoluto, hacia lo Altísimo. Pero la música ordinaria, la música vital, puede hacer que nuestra conciencia descienda. Durante un efímero segundo o unas pocas horas, obtenemos un tipo de placer; pero después este placer nos lleva a una conciencia vital inferior. La música del alma nos lleva al mundo de la aspiración. Desde la aspiración entramos en el mundo de la realización, donde nuestra existencia interna está rebosante de luz y deleite.

La música del alma es la música que quiere transformar finalmente nuestra conciencia. Nos lleva hacia la Conciencia Universal y nos hace sentir que estamos en armonía con lo más elevado, con lo más profundo, con lo más lejano. Y además nos hace sentir que Dios Mismo es el Músico Supremo.

Un sonido del alma da alegría y auto expansión inmediata. Esta auto expansión no es egocéntrica; es algo divino, algo supremo, algo universal. Un sonido del alma es como una música que es producida para todos. Con él desaparece el ‘yo’. En el sonido del alma no hay ‘yo’. Todo es ‘nosotros’. Otros sonidos son producidos por el individuo para el individuo, pero un sonido del alma es producido por lo Universal en nosotros, por lo Eterno en nosotros, por lo Absoluto en nosotros. El sonido del alma es de la Eternidad y para la Infinitud y la Inmortalidad. Así es como distinguimos este sonido de los demás sonidos. Los demás sonidos tienen su originalidad en la individualidad, pero los sonidos del alma tienen su originalidad en la universalidad.

El músico humano toca para llegar a ser grande. El músico divino primero llega a ser bueno y luego toca de un modo divino, mientras ofrece con fervor y sin condiciones los resultados a su Amado Supremo.

Has de saber que si interpretas música desde el plano vital, sólo te estás engañando a ti mismo. La música que está inspirada desde alrededor o por debajo del ombligo es la música vital. La música que procede del corazón espiritual es la música psíquica, y la música que procede de muy hondo, de las cavidades más íntimas del corazón, viene del alma. Si podemos sentir que no se trata de nuestra voz, ni de nuestros dedos, sino de alguna realidad en lo profundo de nuestro corazón que está intentando expresarse, sabremos que se trata de música del alma.

Cuando interpretamos música del alma, elevamos de la forma más rápida nuestra conciencia. La música del alma es una forma de aspiración, una forma de meditación. Todos los que son buscadores de la Verdad infinita naturalmente interpretarán música del alma; y cuando lo hacen, han de saber que están corriendo conscientemente hacia su meta destinada.

El agua simboliza conciencia. la conciencia, como el agua, es neutra. Lo que ponemos dentro del agua es de capital importancia. Si es algo inofensivo, dulce y divino, obtendremos alegría. Pero si ponemos algo no divino, venenoso y destructivo en el agua, naturalmente cuando la bebamos moriremos. Lo que mezclamos con el agua antes de beberla depende enteramente de nosotros. Cuando escuchas la música, si eleva tu conciencia, sabrás que es música espiritual. A veces el músico está aspirando y además interpreta música espiritual; en ese caso eres muy afortunado porque obtienes ambas cosas.

Los músicos deberían dar algo nuevo; deberían darle al mundo la música que viene directamente del alma, la música que ayudará a la humanidad a levantar su conciencia –no las cosas que se han conocido durante muchos, muchos años, sino las cosas que la gente nunca ha visto, sentido u oído.

La música vital desempeñó su papel, especialmente en el hemisferio occidental. Pero este tipo de música no es la música del alma. La música del alma es algo completamente distinto. El mundo finalmente apreciará, admirará y adorará esa música.

La música es de Dios y para Dios, no del mundo vital y para el mundo vital. La música real, la música divina, te lleva de vuelta a Dios, el Músico Supremo.

¿Puede la escucha de música elevar la conciencia de la persona?

Si escuchas música espiritual, música del corazón y el alma, y te identificas con ella, elevará naturalmente tu conciencia. Pero si escuchas la música vital ordinaria, hará descender tu conciencia.

La música del alma ya tiene su propia altura. Mientras la estás escuchando, te identificas con ella, por eso como un imán te hala hacia arriba. La altura ya está ahí presente.

Si alguien ya ha subido a la planta más alta de un edificio, significa que hay una escalera. Tienes que identificarte con la escalera y también con la persona que ya la ha subido. Sólo entonces podrá esa persona mostrarte cómo ha subido y dónde se halla la escalera. Apreciación significa identificación. Si te haces uno con la escalera y también con la persona que ha creado la escalera para ti en su música, entonces puedes alcanzar la planta más alta.

En los años venideros ¿qué canciones tendrán la mayor influencia en la humanidad?

Las canciones que tendrán la mayor influencia son aquellas que vienen directamente del alma y son inmediatamente aceptadas por el corazón, el vital, la mente y el cuerpo aspirantes. A veces puedes cantar con toda tu alma canciones sumamente fervorosas, pero sólo el corazón aspirante acepta las canciones. La mente dubitativa o la mente intelectual encuentra muy difícil apreciar algo. El vital agresivo o inquieto y el cuerpo sombrío o dormido también encuentran muy difícil apreciar las canciones. Pero cuando una canción del alma es cantada fervorosamente y, al mismo tiempo, es apreciada por los miembros inmediatos de la familia interna –el cuerpo, el vital, la mente y el corazón– al nivel del alma donde es cantada, entonces ciertamente tiene la mayor influencia sobre la humanidad.

A veces cantas una canción fervorosa desde el nivel del corazón, por ejemplo. Si no es apreciada en el nivel del corazón, si sólo es apreciada en el nivel mental, o vital o físico, uno no obtiene de ella la mayor alegría, inspiración y satisfacción. A fin de lograr la mayor satisfacción, uno ha de llegar al nivel desde el cual es cantada la canción y apreciarla allí antes de que descienda a un nivel inferior. Si viene desde el nivel del corazón, uno ha de alcanzar entonces ese nivel para apreciarla. También se puede apreciar desde un peldaño inferior, pero no será tan efectiva.

Dice en sus libros que la música vital puede ir en detrimento de nuestra vida espiritual. Pero a veces cuando escucho música que es muy vivaz y rítmica, siento que me da alegría. No es lo que llamaríamos música espiritual; es simplemente música energética. ¿Considera perjudicial este tipo de música?

Hay dos aspectos del vital. Existe el vital dinámico y el vital tentador y tentado. Cuando Sri Chaitanya y sus discípulos solían cantar y bailar en la calle, no estaban manifestando el vital tentador o tentado. No, eso era el vital dinámico, que está lleno de entusiasmo para esparcir su energía dinámica a todo su alrededor. El vital que está  energizado de una forma pura –el vital que está intentando elevar la conciencia de los que están a su alrededor– es absolutamente necesario. Este tipo de anhelo, entusiasmo y dinamismo es muy bueno.

Pero hay otro tipo de vital que tiene también energía dinámica pero que hace descender la conciencia a un nivel bajo, más bajo, bajísimo. Tu mente y tu corazón pueden ver fácilmente la diferencia. No quiero usar los términos ‘rock and roll’ o ‘jazz’. ¿Qué sé yo de esas cosas? Pero si quieres hacer una comparación entre la música que viene del vital dinámico y la que viene del vital tentador o tentado, puedes ver fácilmente la diferencia. De este otro tipo de música tal vez obtengas entusiasmo, pero no es el entusiasmo puro que puede elevar tu conciencia o tu vida espiritual. Mientras te hallas en ese mundo de música, notarás tu conciencia descendiendo, o descubrirás que ha descendido. 

A veces no nos damos cuenta cuando nuestra conciencia está siendo descendida. Sólo cuando nuestra conciencia ha alcanzado  la profundidad del abismo vemos lo que ha sucedido. Cuando estamos bajando un poco del árbol, pensamos: “¡Esto no es nada, nada! Puedo fácilmente volver a subir”. Pero no podemos. Una vez que comenzamos a descender, seguimos descendiendo. No podemos quedarnos en un sitio; la ley de gravedad prevalece y caemos hasta el fondo.

Por tanto, tienes que ver el tipo de energía vital que tiene la música –si te está llevando hacia arriba o te está haciendo ir hacia abajo. Tú tienes que ser el juez.

En el mundo actual, parece cada vez más difícil sobrevivir para los artistas y músicos. ¿Tiene algún consejo para la multitud de artistas que luchan? ¿Y qué factor determina la diferencia entre si tienen verdadero éxito o no?

Yo soy un buscador de la Verdad y un amante de Dios. En mi caso, si un músico o un artista puede despertar la conciencia de la audiencia a una altura superior, entonces siento que él tiene éxito; ha hecho una enorme contribución al mundo en general. Pero también hay algunos músicos –y no los critico de ninguna manera; es lo que a ellos le gusta y también lo que gusta a la audiencia– que crean un tipo de excitación en la región vital. Entonces ya no va más allá. Tan sólo toca el vital excitante y estimula el vital, y todo acaba en frustración final. Mientras que si algunos músicos interpretan música del alma y algunos cantantes cantan fervorosamente, están llamados a despertar la conciencia de la audiencia. Al fin y al cabo, cada persona que viene a escuchar canciones o a oír música viene para obtener algo permanente –la alegría duradera que les inspira a ver y sentir algo en sí mismos que es absolutamente nuevo y sin precedentes –alegría sin precedentes, amor sin precedentes. 

Los músicos de hoy día interpretan música vital. Crean una excitación relámpago para los amantes de la música. Pero la excitación no es la respuesta a la evolución de la humanidad. Lo que es de importancia capital es el despertar fervoroso. La música del alma despierta el corazón; el alma ya está despierta. El alma siempre está despierta, pero intenta manifestar la Belleza, la Luz y el poder de Dios en y a través de sus miembros–el cuerpo, el vital, la mente y el corazón.

Por tanto, depende del músico. Si quiere despertar la conciencia de sus oyentes y darles algo divino e inmortal, tiene que entrar en sus vidas espirantes en virtud de su propia aspiración–que es su ofrecimiento por medio de sus talentos musicales.

Cada tipo de música tiene acceso a un plano en particular. La música vital no puede utilizarse como vehículo para el crecimiento espiritual–es como llamar a la puerta equivocada. Cuando los músicos tocan música vital, no creo que estén meditando en el alma. Están apuntando a la excitación y el ruido, y a una especie de, no quiero decir ‘confusión’, sino a un tipo de destrucción. Si tocas música del alma, tienes que entrar en la cualidad espiritual de la música y también la cualidad espiritual de la audiencia. Si mi objetivo está situado al norte, sólo obtendré lo que está en el norte; no obtendré lo que está en el sur.

Los sinceros amantes de Dios no estarán satisfechos cuando escuchen música que es todo excitación y exhuberancia vital. Estarán satisfechos sólo cuando haya algo muy fervoroso, muy puro, muy persistente, de forma que en cada momento sientan que están entrando en un plano superior de conciencia. Este plano superior de conciencia es su objetivo, mientras que otros músicos que están tocando música vital no están pensando en el objetivo como la necesidad más alta o más grande en su vida, ni la audiencia piensa en ese muy alto objetivo.

En mi empleo, tengo que trabajar con música no espiritual. ¿Cómo puedo ser creativo y no ser afectado por ello?

Lo mejor que puedes hacer en procurar no ser afectado por la música no espiritual y permanecer en una conciencia alta. Tu mejor creación es no verte afectado por algo que está intentando hacer descender tu conciencia. Tu creación es mantener tu altura espiritual. Si puedes permanecer en tu aspiración, esa aspiración en sí misma es creación.

He estado viviendo de la música durante unos diez años, pero ahora me resulta muy difícil tomar dinero del arte. Siento que sólo quiero servir a Dios a través de la música.

Has de saber que el dinero puede ser un poder divino, o bien puede ser malempleado. Con un cuchillo podemos cortar una fruta y compartirla con nuestros hermanos y hermanas, o se lo podemos clavar a alguien. El dinero como tal no es malo, sólo tenemos que saber cómo estamos obteniéndolo y utilizándolo. No conseguiremos dinero por métodos deshonrosos, y no emplearemos mal el dinero: esta debería ser nuestra actitud. ¿Por qué tendría que resultarte difícil aceptar dinero por tu música? El dinero puede ser la bendición de Dios si lo utilizas de forma adecuada.

Tienes que saber como te ganas el dinero. Si estás cantando canciones emocionales, del vital inferior y creando excitación, y sientes que esa es la única manera en que puedes ganar dinero, es absurdo. Tienes que mantener tu propio nivel. Harás algo que eleve la conciencia de los demás, no que estimule la excitación. La música vital estimula, mientras que la música del alma, la música psíquica, eleva.

Si ganas dinero iluminando y elevando la conciencia de alguien y con ese dinero te mantienes o haces algo bueno y divino, ¿cómo puede alguien culparte? Pero has de saber cómo estás obteniendo el dinero, de quién lo estás obteniendo y cómo lo estás utilizando. Si tienes en consideración todas estas cosas, entonces el poder-dinero no tiene por qué ser un obstáculo. El poder-dinero es también poder de Dios, pero ha de ser utilizado apropiadamente.