Música y espiritualidad

Su música del alma expresó
su aspiración
su realización
y su unicidad
con la Conciencia Universal.


El sonido favorito de Dios
es el sonido de Su Música interna.
Esta Música interna
es la música de la transformación de la Tierra
y de la perfección de
la vida de la humanidad.

Es muy posible ser un músico y un Yogui. En la Madre India han habido muchos santos, sabios y maestros espirituales que fueron bendecidos con la música divina. Su talento musical no interfirió con su realización de Dios, e incluso después de alcanzar la realización de Dios, sus talentos musicales no les abandonaron.  

Yoga significa unión, unicidad inseparable con Dios. Un Yogui es aquel que ha establecido la unión consciente con Dios. Él puede fácilmente convertirse en un músico porque en su inseparable unicidad con Dios, puede hacer cualquier cosa que quiera. Pero el Yogui ha de esperar a la Voluntad de Dios. Si es la Voluntad de Dios, se convertirá en un músico; o si es la Voluntad de Dios, se convertirá en  alguna otra cosa. De no ser así, permanecerá sencillamente con su altisima realización y unicidad; él revelará y manifestará la Paz, la Luz y la Verdad más altas de la manera que el Supremo quiere que lo haga. 

Cuando una persona realiza a Dios, ella y Dios no son seres distintos; ellos son uno, como una gota diminuta y el vasto océano. A veces el alma responde a la músicadel mismo modo. El alma se estremece con la música; se funde y se vuelve una. 

Las cualidades de un Yogui y las cualidades de un músico  pueden ir lado a lado, siempre que el Yogui tenga la capacidad y el talento inherente para la música. Un Yogui,aunque pase muy poco tiempo en el mundo de la música, puede ser un músico muy bueno, pero un músico necesitará infinitamente más tiempo para llegar a ser un Yogui. 

Los Maestros espirituales que tienen capacidad musical pueden finalmente mostrar al mundo en general que la música interna puede ser interpretada externamente y apreciada por el mundo. Uno puede oir y crearmúsica interna cuando está meditando. Podemos escuchar la música interna mediante la aspiración. ¿Qué es la música interna? Hemos aprendido de los Vedas de la India que esta música es la lengua madre de la humanidad, el lenguaje del alma. Es por medio de la música como el Divino en nosotros  tiene oportunidad de manifestarse aquí en la Tierra.

Cuando la capacidad espiritual de un músico se vuelve muy poderosa, él ni siquiera tiene que hablar. Los demás tan sólo mirarán su cara y verán algo de iluminación. 

Cuando un Maestro espiritual toca su música, entra en el corazón y alma de la audiencia a través de su música.  Al mismo tiempo, él está haciendo descender luz de lo alto.No está simplemente tocando un instrumento. Él está recibiendo algo del mundo superior y ofreciéndolo luego al mundo en general. En una hora, miles de personas pueden sentir esta luz superior como si fuera suya. Así, la música tiene la oportunidad, la capacidad de reclamar el universo como suyo.

Música y religión son como el anverso y reverso de la misma moneda-realidad. La música en su más puro sentido es religión y la religión en su más puro sentido es música. Esta música-religión, este código de vida, este lenguaje universal del alma, sólo puede ser ofrecido; no puede ser comprado o vendido. La música y la religión son para los buscadores, para los amantes de la música, para los servidores de la verdad. El poder-dinero o el nombre y fama terrenal no pueden estar por encima de estas dos realidades inmortales, estos dos tesoros terrenales y celestiales.

El origen de la verdadera música y el origen de la verdadera religión erguirá siendo siempre el mismo, y ese origen es un llanto, un llanto sin nacimiento ni muerte –un hambre eterna. Es un hambre, no por la propia satisfacción de uno sino por la satisfacción de Dios a la manera propia de Dios. Cuando la música y la religión proceden de este origen, sólo entonces el mensaje y la belleza de la música y el mensaje y la belleza de la religión serán divinamente iluminadores y colmadores.

El Emperador Mogul Akbar empleó al gran músico Tansen en su corte. Un día en que Akbar estaba apreciando profundamente a Tansen, este le dijo: "Yo no soy un gran músico".”

Akbar dijo: “No sólo eres un gran músico; eres el mejor músico".

Pero Tansen respondió, “No, mi Guru, mi maestro, Haridas, es el mejor con gran diferencia.”

El Emperador dijo: “¡Entonces tráelo a mi palacio!”

Tansen contestó: “No, él no vendrá. A él no le interesan el nombre y la fama. Él sólo toca para Dios. La Compasión de Dios es su única recompensa.”

Akbar dijo: “Entonces tendré que ir yo a verle. Llévame hasta él.”

Tansen accedió, pero le dijo a Akbar, “Usted no puede ir como Emperador. Tiene que ir disfrazado como mi sirviente, mi esclavo.”

Así, Akbar fue al maestro de Tansen como un sirviente, y Tansen rogó a su maestro que tocara para Akbar. Desafortunadamente, Haridas no tenía ganas de tocar. Entonces una idea brillante golpeó la mente de Tansen. Comenzó a tocar, cometiendo errores deliberadamente. Haridas no podía creer a sus ojos y oídos. ¿Cómo podía su mejor estudiante cometer esos deplorables errores? Con gran sorpresa y conmoción, empezó a tocar para corregir a su estudiante. De esta forma el Emperador llegó a comprender que el maestro de Tansen era de hecho muy superior a Tansen.

Cuando regresaron al palacio, Akbar preguntó a Tansen, “¿Cómo es que tú no puedes tocar con tanta alma como tu maestro?”

Tansen respondió: “Yo toco por el nombre y la fama. Yo toco para usted. Él toca para Dios. Aquí está la diferencia. Si yo tocase para Dios –para Dios en usted, para Dios en todos– sólo entonces sería mi música sobrenatural, celestialmente y supremamente fervorosa y perfecta. Pero yo toco por el poder-dinero, por el nombre y la fama. ¿Cómo espera que toque como mi maestro?”


¿Puede la música espiritual inspirar a oyentes no espirituales?

La música espiritual puede inspirar a oyentes no espirituales de la misma manera que Dios inspira a la humanidad no aspirante. Al principio había oscuridad; luego hubo luz. Puesto que Dios ha inspirado siempre a la humanidad no aspirante, esta luz va aumentando continuamente. Si algunos individuos no están ahora aspirando, el deber destinado de aquellos que ya están despiertos es inspirarles de la misma manera que el Supremo, por Su infinita magnanimidad, inspiró y sigue inspirando a los que ahora están bien establecidos en el mundo de la aspiración.

Cada individuo tiene un corazón. La espiritualidad está en el corazón, con el corazón y para el corazón. Es sólo cuestión de tiempo hasta que el corazón responda a la música espiritual, que encarna la belleza y la pureza de la música en su forma prístina y en medida infinita.
Un gran músico puede añadir algo al llanto interno de la persona que práctica una vida espiritual. Y si el músico mismo cree en Dios de todo corazón, entonces su música puede ser una tremenda ayuda para su propia práctica espiritual.


¿En qué se concentra cuando hace
música ?

La mayoría de las veces me concentro en el alma de la pieza en particular que estoy interpretando. Cada canción tiene un alma, así que me concentro en el alma de cada canción. Algunas veces me concentro en el alma de una melodía determinada que siento que es muy persistente, e intento revelar y manifestar la belleza divina de esa melodía.


Usted ha creado miles de pinturas, poemas y canciones. ¿ De dónde viene esa inagotable fuente de creatividad?

Esta inagotable fuente de creatividad procede de una sóla Fuente, y esa Fuente la llamo la Compasión incondicional de mi Amado Señor Supremo. Él me concede Su Luz-Compasión incondicional y, en función de mi receptividad, Él crea en mí y a través de mí.


¿Hay arte en otros mundos aparte de la Tierra?

Si, hay arte en otros mundos y en otros planos de conciencia aparte de la Tierra, pero ese arte no es para la manifestación. Ese arte es algo que existe para sí mismo. Surge espontáneamente. Aquí en la Tierra, siempre que hacemos algo, incluso si tan sólo existimos, lo hacemos por causa de otros. Un árbol tiene flores y frutos. Incluso si el árbol no quiere darme algo, aún puedo yo subir por su tronco y comer sus frutas o tomar sus flores o simplemente disfrutar de su sombra si quiero. Pero en los otros mundos no es así. Allí puedes apreciar la belleza de algo, pero no puedes reclamarla o utilizarla para tu propio fin. Aquí en la Tierra, en cuanto el arte es creado, tú puedes robarlo por la fuerza o comprarlo o pedirle al artista que te lo dé. En los otros mundos, puedes como mucho apreciarlo, pero no puedes capturar el arte, no puedes reclamarlo, no puedes adquirirlo, porque no está manifestado.

En otros mundos tú ves a los Gandharvas—los músicos celestiales como Narada, que es el más prominente. Hay un mundo en particular donde se celebra una constante asamblea de músicos. Hay también un mundo para los artistas en el mundo interno. Hay algunos artistas que no se han encarnado sino que simplemente permanecen en ese mundo interno. Y también, algunos grandes artistas, artistas espirituales desde la Tierra van a disfrutar de ese mundo cuando abandonan el cuerpo.


Oh, Maestro-Músico,
afíname otra vez para la vida.
Mi corazón quiere devenir
el despertar de una nueva música.
Mi vida está ahora fusionada
en la cima de éxtasis.