El sendero soleado

En la vida espiritual el nombre del sendero soleado es devoción. Este sendero es indudablemente un atajo hacia la realización de Dios. Es cierto que Dios y Sus misterios están más allá de la comprensión del discurso y el intelecto. Pero igualmente es cierto que Dios es fácilmente accesible a través de la devoción.

Un verdadero devoto obtiene alegría cuando siente, “Todo esto soy yo”. Obtiene mayor alegría cuando siente “Todo esto eres Tú”. Y obtiene la mayor alegría cuando siente “Tú eres el Maestro; yo soy sólo el instrumento”.

Quien sigue el sendero del conocimiento Le dice a Dios: “Padre, Te quiero”. Quien sigue el sendero de la devoción Le dice a Dios: “Padre, Te necesito”. El primero Le dice a Dios: “Padre, yo te poseo”. El segundo Le dice a Dios: “ Padre, Tú me posees”.

Un devoto real es un verdadero amante de Dios. La imposibilidad no tiene significado y nunca puede tener significado alguno en su vida.

Como en otros senderos, en el sendero soleado el devoto aprende que no importa cuánto reza y medita, sino cómo reza y medita. Si reza y medita en el Divino sinceramente y sin reservas, está rezando y meditando diez veces en una.

Cuando un aspirante inicia su travesía a lo largo del sendero soleado, Le dice a Dios: “Padre, dame”. Al cierre de su travesía, él Le dice a Dios: “Padre, recíbeme”.

Todos sabemos que la morada de la gratitud es el corazón. Bastante extrañamente, la gratitud consigue a menudo ocultarse de su morada. Pero en el sendero soleado, la fervorosa gratitud está siempre visible, tomando cuerpo abundantemente en el corazón del aspirante.

El auto-amor estropea el terreno fértil de la aspiración y lo torna estéril. Pero la devoción a Dios prende la llama ascendente de la aspiración, creando un nuevo mundo para el aspirante en Dios, y un nuevo mundo para Dios en el aspirante.

La devoción es la beatitud misma. Esta beatitud es el amor auto-dedicado vuelto hacia Dios, buscando servirle constante e incondicionalmente de manera que Él pueda ser colmado tanto en la Tierra como en el Cielo.

Hay incontables personas en la Tierra que no sólo afirman rezar, sino que efectivamente rezan. ¿Cómo es que ellos no obtienen prácticamente ningún resultado de sus oraciones? La respuesta es sencilla y clara. Sus oraciones no son puras como la nieve. Una oración pura como la nieve es la fuente de energía auto-generadora, de luz auto-transformadora y de deleite auto-colmador.

Como todo el mundo, un devoto aspirante tiene sus necesidades. Pero sus necesidades y el Amor y Compasión de Dios son siempre vistas juntas. Un devoto real ha llegado a darse cuenta de que no ama a Dios para colmar sus propios deseos humanos, sino para colmar a Dios a la Manera propia de Dios. Para una persona no aspirante, la vida es castigo, pura tortura. Para un alma aspirante, cada momento en la vida es una oportunidad para la auto-iluminación y la satisfacción de Dios. En el sendero soleado de la devoción, el aspirante sabe que, de la misma manera que él está hambriento de la Compasión infinita de Dios, Dios está también hambriento de su constante sentimiento de unidad consciente con Él.

Cuando el cuerpo está sucio, hace falta jabón para limpiarlo. Cuando la mente es impura, las lágrimas del arrepentimiento son necesarias para purificarla. Cuando el corazón es impuro, la necesidad de la devoción es capital. La impureza del corazón es la enfermedad más peligrosa en la vida espiritual. La devoción no sólo es la medicina. La devoción es la única cura.

El Brahman es por naturaleza indivisible, un todo completo. Pero a través de maya, su fuerza auto-limitadora, se ha partido a sí mismo en infinitos pedazos. La devoción totalmente entregada del aspirante puede fácilmente volverlo de nuevo entero, divinamente completo y supremamente uno.

Universidad de California
Santa Cruz, California
17 de octubre de 1969