Intuición

La intuición es un empujón y un tirón. Es un empujón interno y un tirón externo. El empujón viene de nuestra aspiración. El tirón viene de la Iluminación de Dios.

Cuando Dios invita a un aspirante a sentarse a cenar con Él, es la intuición del aspirante la que acepta inmediatamente la invitación. La mente es aficionada a la investigación y la invención. La intuición es aficionada a la Iluminación y la supramentalización. La intuición nos dice en un flash a qué se parece Dios. La realización nos dice en un parpadeo quién es Dios. La intuición, como una flecha, vuela hacia la Meta. La realización, como un experto bailarín, danza eternamente en el corazón de la Meta.

La intuición es la creación por encima de la mente. La intuición es la libertad más allá de la mente. La intuición es la evolución de la luz-conciencia fuera de los confines de la mente física.

Asimismo, hay una forma infinitamente inferior de intuición en el cuerpo, el vital, la mente y el corazón. La intuición en el cuerpo está prácticamente ciega; en el vital es poderosamente oscura; en la mente sorprendentemente incierta; en el corazón, deplorablemente desvalida.

La diferencia entre intuición y fuerza de voluntad es esta: la intuición ve la Verdad; la fuerza de voluntad quiere devenir en la Verdad. La intuición tiene la habilidad para acortar el camino que lleva a la más alta realización. La fuerza de voluntad tiene la habilidad para bañarse en el mar de la iluminación.

La imaginación no es intuición. La inspiración no es intuición. La aspiración no es intuición. Pero cuando la intuición obsequia a la imaginación con la Verdad, la imaginación expande la Verdad exitosamente. Cuando la intuición obsequia a la inspiración con la Verdad, la inspiración abraza la Verdad fervorosamente. Cuando la intuición obsequia a la aspiración con la Verdad, la aspiración devora la Verdad devotamente.

La intuición es el eslabón dorado entre la visión y la realidad. La visión necesita a la intuición para llevar su mensaje todo-transformador a la humanidad. La realidad necesita a la intuición para llevar su mensaje todo-entregado a la Divinidad.

Universidad de Maine
Orono, Maine
24 de abril de 1970