El significado de la vida

La vida es la Bendición Trascendental de Dios a Su Creación. ¿Qué es más importante que la Bendición de Dios? La amorosa Atención de Dios. ¿Qué es más importante que la amorosa Atención de Dios? El cumplimiento absoluto de la Voluntad de Dios.
La vida es la experiencia de sabiduría y fe del hombre. La sabiduría sin fe es la esclavitud de la futilidad. La fe sin sabiduría es la sonrisa de la estupidez. Fe y sabiduría pueden ir juntas. La fe nos despierta para ver la Verdad. La sabiduría nos ayuda a vivir la Verdad.
El mundo externo es un drama de conflicto entre los pensamientos pasajeros y destructivos de la mente del hombre y la voluntad constructiva y duradera del alma del hombre. El mundo interno es un juego de armonía entre la entrega de la mente y la aceptación del alma.
La vida es voluntad. Sólo hay una voluntad que media entre Dios y el hombre. Esta voluntad es a la vez el llanto descendente de la Atención y la Compasión, y el llanto ascendente del amor y el desamparo. La vida es el intento consciente del hombre de ver a Dios cara a cara.

Primero intenta. Luego clama si fuese necesario.
Primero ofrece. Luego toma si fuese necesario.
Primero corre. Luego para si fuese necesario.
Primero sé el hacedor. Luego sé el hablador si fuese necesario.

El pensamiento, el pensamiento humano, gobierna el mundo. Pero el mero pensar no sirve de nada.

Cuando pienso, Dios es mi frustración.
Cuando lloro, Dios es mi consuelo.
Cuando intento, Dios es mi salvación.
Cuando quiero, Dios es mi iluminación.

Debemos amar primero a Dios, si de verdad amamos la vida, pues Dios no sólo es el Origen sino el Aliento mismo de la vida. El amor a Dios no cuesta nada, absolutamente nada, pero vale mucho. Nuestra mente conoce esta verdad. Nuestro corazón practica esta verdad. Nuestra alma encarna esta verdad.
La objetivo último de la vida humana es la liberación. La liberación es la elección del hombre y la Gracia de Dios. La liberación es la fluidez total del hombre y la responsabilidad constante de Dios.
Tú lloras porque no tienes planes para hacer que tu vida sea significativa y exitosa. El llora porque todos sus planes han llegado a una pobre conclusión. Yo lloro porque no quiero tener ningunos planes. Lo que quiero es estar todo el tiempo sentado a los Pies del Supremo, que es la Visión y la Realidad al mismo tiempo.
Mi vida tiene tres doctores: el Dr. Amor, el Dr. Devoción y el Dr. Entrega. El Dr. Amor cura la estrechez de mi mente. El Dr. Devoción cura la impureza de mi corazón. El Dr. Entrega cura la ignorancia de mi vida.
Mi vida tiene tres Dioses. Dios la Existencia, Dios la Conciencia y Dios el Deleite. Dios la Existencia vive eternamente en mí. Dios la Conciencia crece constantemente en mí. Dios el Deleite vive inmortalmente conmigo.

Universidad Interamericana
San Juan, Puerto Rico
17 de octubre de 1968