Madre Teresa de Calcuta

Fundadora de las Misioneras de la Caridad
Premio Nobel de la Paz, 1979


Cuarto encuentro de Sri Chinmoy con la Madre Teresa.
3 de junio de 1997, Bronx, New York


De la Madre Teresa a Sri Chinmoy:

“Estoy muy complacida con el buen trabajo que usted realiza por la paz mundial y por tanta gente en tantas naciones. Que continuemos trabajando juntos y compartiendo juntos, todo por la gloria de Dios y por el bien de la humanidad.”

1 de octubre de 1994
Reunión en la Casa de las Misioneras de la Caridad, a
nexa a la Iglesia de San Gregorio en Roma


 
“Todo lo que usted hace es para Dios. ¡Qué hermoso! ¡Gracias a Dios! Dios lo está haciendo todo por nosotros. Rece por mí.”

17 de octubre de 1995
Conversación telefónica


 
“Que podamos continuar haciendo juntos la obra de Dios. ¡Cuán hermosas son todas sus obras por la paz mundial y por toda la humanidad!”

13 de abril de 1996
Conversación telefónica


 
“Nuevamente he leído su libro acerca de mí, página por página. Lo disfruté muchísimo.”

“Usted tiene que rezar por mí todos los días. Tiene que rezar también por mi gente -la gente pobre y la gente que agoniza. Tiene usted que rezar por ellos.”

 “¡Ahora escuche! Quiero abrir una Casa de las Misioneras de la Caridad en China. Quiero que usted venga conmigo.”

27 de junio de 1997
Conversación
La Madre Teresa llamó a Sri Chinmoy por teléfono en la mañana de su salida del Bronx, New York hacia Calcuta.


 
“Gracias por todo lo que es usted para Dios, por el hermoso trabajo que ha hecho para la gloria de Dios y el bien de las almas. Le tengo presente en mis oraciones y cuento con su apoyo continuo a través de sus oraciones y sacrificios para que podamos realizar la obra de Dios con gran amor, para Su mayor gloria.”

27 de junio de 1997
Carta de la Madre Teresa escrita en el Bronx, New York el día de su salida hacia Calcuta. Ella y Sri Chinmoy se reunieron en la Casa de la Misioneras de la Caridad en el Bronx por cuarta vez el 3 de junio y por quinta y última vez el 17 de junio.


 
“¡Todo lo que usted está haciendo es por la Gloria de Dios y por el bien de la gente! Rece por mí, del mismo modo que yo rezo por usted y por sus múltiples proyectos por la paz mundial. Sus obras de amor son obras de oración, y sus obras de oración son obras de Dios.”

  27 de agosto de 1997
Última conversación telefónica entre la Madre Teresa y Sri Chinmoy en la fecha de su mutuo cumpleaños.



Sri Chinmoy y la Madre Teresa con la Antorcha de la Carrera por la Paz
1 de octubre de 1994, Roma


De Sri Chinmoy a la Madre Teresa:

“Hermana de Afecto, Madre de Compasión”

Hermana de afecto, Madre de compasión, divina Madre Teresa,
Todos los días la Sonrisa, la Alegría y el Orgullo de Dios se sientan a la mesa con su alma.
Madre, es usted el manantial de lágrimas de Calcuta
Y su sangrante corazón.
El mundo entero, cercano y lejano se inclina ante usted.
Su vida es la fragancia de la flor del sueño de paz mundial.
Suyo es el aliento que construye la Torre de la Satisfacción de Dios.


 
Madre Teresa:
El Ave Elevada de Calcuta.
La Luna Navegante de la India.
El Cielo Sollozante del Mundo.
La Pérdida Dolorosa de la Tierra.
La Ganancia Danzante del Cielo.
La Promesa Floreciente de Cristo.
El Orgullo Cosechador de la Madre María.
 


 
Mis hermanas y hermanos del mundo,
¿Acaso somos tan ciegos que no podemos ver
El autógrafo mismo de Dios
En la frente de la Madre Teresa?


 
“Madre,
Estar en su bendita presencia
Es inhalar
Un aliento de viva compasión.”
 



“Madre,
Un simple susurro suyo
Ha transformado a miles de no-creyentes
E incrédulos.”'


 
“Si algún agonizante sufridor en la Tierra
Necesita a alguien que llore por él,
Con él y en él,
Puede ver entonces inequívocamente
Los brazos todo-abarcadores de la Madre Teresa
Acercándose a él
A la mayor velocidad.”


 
“La Madre Teresa hace muchas, muchas cosas
Para la mejora del mundo, 
Pero cuando ella disuelve amorosamente
Los numerosos sufrimientos
De los que nadie ama
Con el caudal de lágrimas de su corazón-
Esto es con diferencia lo mejor.”


 
Cuando la Madre Teresa se acerca
A quienes sufren,
¿Qué les dice?
‘No te preocupes, hijo mío, Dios viene ya.
De hecho, veo en ti la presencia viva
Del Señor Jesucristo mismo.”


 
“La Madre Teresa es
La soñadora de la felicidad
En el corazón de la humanidad padeciente y prisionera.”


 
“Madre Teresa, Madre, Madre, Madre:
La Flor del Corazón de la Humanidad,
La Fragancia del Alma de la Divinidad.”