Cantando: Mantra y Yapa

Purifico mi cuerpo repitiendo el nombre de Dios.
Purifico mi vital sirviendo a Dios.
Purifico mi mente vaciándola para Dios.
Purifico mi corazón meditando en el Amor-Compasión de Dios.

Un mantra es un encantamiento. Puede ser una sílaba, una palabra, varias palabras, o una frase. Cuando repites muchas veces un mantra, a eso se le llama yapa. Cada mantra representa un cierto aspecto de Dios y cada mantra tiene un significado y un poder interno especial.

Si no puedes entrar en la meditación más profunda porque tu mente está inquieta, esa es una oportunidad para emplear un mantra. Puedes repetir “Supreme”, “Aum” o “Dios” durante unos cuantos minutos. También puedes repetir Aum o el nombre del Supremo, si recibes un ataque en el plano vital emocional y pensamientos o vibraciones negativos están entrando en ti. En este caso procura hacerlo lo más velozmente posible. Cuando estás intentando limpiar tu mente de impurezas, debes recitar
el mantra como si estuvieses corriendo para alcanzar un tren en movimiento. Durante el yapa normal, sin embargo, pronuncia sencillamente el mantra de una manera normal pero con toda tu alma. Pero sin prolongarlo demasiado; de lo contrario no tendrás el tiempo necesario para cantar las quinientas o seiscientas veces que sean necesarias.