5. PyR: la mente silenciosa

P. Intento evitar que mi mente divague durante la meditación, pero tengo muy poco éxito.


R. No estás ejercitando la capacidad de tu corazón; sólo estás ejercitando el poder de la mente. Muy a menudo, cuando me concentro en ti, veo que tu mente está girando como una rueda. Cuando la mente gira, es muy difícil para el Supremo actuar en tu mente. Pero cuando tu corazón aspira incluso por un solo segundo, el Supremo abre la puerta y entra.

De ahora en adelante, por favor trata de sentir que no tienes mente en absoluto. Esto no quiere decir que serás como un bruto o un animal. ¡No! La mente humana no es necesaria, porque tienes un instrumento superior que se llama corazón. Si permaneces en tu corazón durante cinco minutos, incluso aunque no reces o medites, tu conciencia se elevará.

El corazón es como una fuente de paz, alegría y amor. Puedes sentarte a los pies de la fuente y simplemente disfrutar. No hay necesidad de pedirle al Supremo esto o aquello, porque obtendrás de esta fuente todas las cosas que quieras, e infini­tamente más. Pero las obtendrás a la propia manera del Supremo. Si puedes complacer al Supremo permaneciendo siempre en la presencia de tu fuente-corazón, tus deseos serán colmados de la manera mas luminosa. Puede que sean los mismos deseos que has tenido siempre, pero serán tocados con luminosidad en un nivel muy elevado. Antes de satisfacerlos, el Supremo transformará con Su Luz cada deseo en aspiración.