Ejercicio: Ahogando los pensamientos malos

Cuando viene un pensamiento que no sea puro, bueno o divino, repite en seguida la palabra “Supremo” a mucha velocidad. El Supremo es mi Guru, tu Guru, el Guru de todos. Repite “Supremo” muy rápido, y cada vez que uses la palabra “Supremo” siente que estás creando una serpiente que se enroscará alrededor del pensa­miento no divino y lo ahogará

.