6. PyR: el corazón y el alma

P. ¿Cuál es la relación entre el tercer ojo y el centro del corazón?

R. Digamos que el corazón es conciencia y el tercer ojo es luz, aunque no haya una diferencia real entre estas dos cosas. El tercer ojo tiene luz infinita y al mismo tiempo es luz infinita. El corazón espiritual posee conciencia infinita y al mismo tiempo es conciencia infinita. Pero la luz infinita y la conciencia infinita son una misma cosa. En este momento la luz infinita –que estoy llamando tercer ojo– es un edificio, y en su interior reside el corazón. Pero al momento siguiente la conciencia infinita –que estoy llamando corazón– puede convertirse en el edificio, y el tercer ojo se convertirá en el residente. Cambian constantemente, porque no están realmente separadas. A veces vemos la luz antes que la conciencia, mientras que otras veces vemos la conciencia antes que la luz. La que vemos primero, sentimos que es el origen de la otra. Pero llega un día en que vemos que la luz y la conciencia son inseparables.

Habitualmente el corazón encarna la dulzura y el amor, y el tercer ojo encarna el poder y la iluminación. Pero quienes sean muy sabios sentirán que el tercer ojo es también el corazón, pues, ¿qué más es el corazón sino eso que nos da satisfacción? ¿Y qué nos da satisfacción? ¡Sólo la luz! Así pues, si la luz del tercer ojo nos da satisfacción, naturalmente estamos tratando con la cualidad del corazón. ¿Y qué nos da la más elevada sabiduría? La sabiduría viene sólo cuando profundizamos en las cavidades más íntimas de nuestro corazón, donde juegan la Infinitud, la Eternidad y la Inmortalidad. Poseer la Infinitud como propiedad, poseer la luz y la dicha infinitas eternamente como propiedad, es verdadera sabiduría. Así pues, podemos decir que la sabiduría viene del corazón.