3. PyR: el corazón y el alma

P. Cuando estoy meditando, a veces tengo problemas para distinguir si realmente siento mi corazón o si es mi mente lo que estoy experimentando.

R. Si es verdaderamente tu corazón, obtendrás un sentimiento de satisfacción pura. Si es la mente, tal vez obtengas satisfacción, pero en seguida tendrás también dudas. Tu expe­riencia será atacada por otros pensamientos: “Soy tan malo, tan impuro, tan ignorante. Esta mañana mentí y ayer hice otra cosa que estuvo mal, así pues, ¿cómo puedo tener este tipo de satisfacción?” Cuando venga este tipo de idea, sabrás que tu experiencia era desde la mente.

Cuando obtienes una experiencia desde la mente, puede ser que te sientas temporalmente feliz. Pero la alegría no permanecerá, porque no podrás establecer tu identificación con lo que la mente ha visto o sentido o realizado. Pero cuando obtengas una experiencia desde el corazón, inmediatamente sentirás tu unicidad con ella, y tu alegría será duradera.

Cuando ves una flor con la mente, la aprecias y la admiras. Pero cuando la ves con el corazón, en seguida sientes que tu corazón está dentro de la flor o que la flor está dentro de tu corazón. Por lo tanto, cuando tengas una experiencia, si eres uno con la experiencia misma, sabrás que viene desde el corazón. Pero si sientes que la experiencia es algo que estás obteniendo fuera de ti mismo, entonces viene de la mente.