Vislumbrando lo Infinito

Cuando nos concentramos, enfocamos nuestra atención en una cosa específica. Pero cuando meditamos, sentimos que tenemos dentro de nosotros la capacidad de ver muchas cosas, tratar con muchas cosas y acoger a muchas cosas al mismo tiempo. Cuando meditamos intentamos expandirnos como un ave desplegando sus alas. Tratamos de expandir nuestra conciencia finita y entrar en la Conciencia Universal, donde no hay miedo, envidia o duda, sino sólo alegría, paz y poder divinos.

La meditación significa nuestro crecimiento consciente en lo Infinito. Cuando meditamos, lo que hacemos realmente es entrar en una mente vacante, calmada, silenciosa, y dejarnos alimentar y nutrir por la Infinitud misma. Cuando estamos en meditación, sólo queremos comunicarnos con Dios. Ahora estoy hablando en español y me podéis entender porque sabéis muy bien el español. Igualmente, cuando sepamos meditar bien, podremos comunicarnos con Dios, porque la meditación es el lenguaje que utilizamos para hablar con Dios.