2- La visión y la realidad

Otro ejercicio que puedes intentar es el siguiente. Primero, dibuja un círculo muy pequeño en la pared, al nivel de los ojos, y dentro del círculo haz un punto negro. Debe ser negro; no azul ni rojo ni de ningún otro color. Entonces ponte mirando a la pared, a un metro de distancia y enfoca tu atención en el círculo. Tus ojos han de estar relajados y entreabiertos. Deja que la fuerza de tu concentración provenga desde el centro de tu frente.

Después de tres o cuatro minutos, abre los ojos por completo y trata de sentir que eres todo ojos, de los pies a la cabeza. Toda tu existencia física se ha vuelto nada más que visión, y esa visión está enfocada en el punto que hay dentro del círculo.

A continuación comienza a hacer más pequeño el objeto de tu concentración. Después de unos segundos intenta sentir que todo tu cuerpo se ha vuelto tan pequeño como el punto en la pared. Intenta sentir que el punto es otra parte de tu propia existencia.

Entonces entra en el punto, atraviésalo y ve al otro lado. Desde el otro lado del punto, mira hacia atrás y observa tu propio cuerpo. Tu cuerpo físico está en un lado, pero con la fuerza de tu concentración has enviado tu cuerpo sutil al otro lado del punto. A través de tu cuerpo sutil estás viendo tu cuerpo físico y a través de tu cuerpo físico estás viendo tu cuerpo sutil.

Me concentro para el éxito en el viaje de mi vida.
Medito para el progreso en el viaje de mi vida.
Contemplo para el proceso de Dios en el viaje de mi vida.

Cuando empezaste a concentrarte, tu cuerpo físico se volvió todo visión. En ese momento el punto era tu realidad. Cuando entraste en el punto, visión y realidad se volvieron una. Eras la visión y también la realidad. Cuando te miraste desde el punto, el proceso se invirtió. En ese momento te convertiste en la visión fuera de ti y el lugar al cual regresabas –tu cuerpo– era la realidad. Entonces la visión y la realidad se volvieron una otra vez. Cuando puedes ver la visión y la realidad de esta manera, tu concentración es absolutamente perfecta. Cuando tu poder de concentración puede llevarte al otro lado del punto que estabas llamando realidad, en ese momento tu existencia entera estará mucho más allá tanto de la visión como de la realidad. Y cuando puedas sentir que has trascendido tu visión y tu realidad, tendrás poder ilimitado.