5- La flor interna

Para este ejercicio necesitas una flor. Con los ojos entreabiertos, mira la flor durante unos segundos. Mientras estás concentrándote, trata de sentir que tú eres esa flor. Al mismo tiempo, trata de sentir que la flor está creciendo en lo más íntimo de tu corazón. Siente que eres la flor y que estás creciendo dentro de tu corazón.

Entonces, poco a poco intenta concentrarte en un pétalo en particular de la flor. Siente que ese pétalo que has escogido es la forma-semilla de tu realidad-existencia. Después de algunos minutos concéntrate otra vez en la flor entera y siente que ésta es la Realidad Universal. De esta manera ve adelante y atrás, concentrándote primero en el pétalo –la forma-semilla de tu realidad– y luego en la flor entera –la Realidad Universal. Mientras lo haces, procura por favor no dejar que ningún pensamiento entre en tu mente. Procura hacer tu mente absolutamente calmada, silenciosa y tranquila.

Después de algún tiempo, por favor cierra los ojos e intenta ver la flor, en la que te has concentrado, dentro de tu corazón. Entonces, de la misma manera que te concentrabas en la flor física, concéntrate gentilmente en la flor dentro de tu corazón, con los ojos cerrados.