Marzo: Determinación y Fuerza de Voluntad

 

1 de marzo

 

En la vida humana ordinaria, cuando estamos determinados a hacer algo, mantenemos nuestra resolución por cinco minutos y luego toda nuestra determinación desaparece. Si tratamos de lograr la determinación por nosotros mismos, esta no durará mucho. Pero una vez que conocemos lo que es la fuerza de voluntad del alma, vemos que dura muchos años, incluso toda la vida.

La diferencia entre determinación y fuerza de voluntad divina es esta: la determinación está en la mente; la fuerza de voluntad divina está en el alma. Puesto que la mente es muy, muy limitada, la determinación mental no es perdurable; es todo fluctuación. La determinación mental está siendo constantemente destruida, ya que la mente acepta diferentes ideas en cada momento. Pero la voluntad del alma es siempre duradera, siempre progresiva y siempre colmadora, porque es una con la Voluntad del Supremo.

Cultiva cada día voluntad adamantina
en lo profundo de tu corazón
para poder alzarte sin dificultad sobre
todos tus problemas en el mundo mental.

 


 

 

2 de marzo

 

Un corazón de determinación es un hijo del logro de la glorificación de Dios.

La determinación viene en última instancia del alma. Cuando empleamos este poder en los planos físico, vital o mental –es decir, en el plano externo– lo llamamos determinación. Pero al utilizarlo en el plano interno o psíquico lo llamamos fuerza de voluntad, la luz del alma. «Fuerza de voluntad» es el término espiritual que utilizamos para la determinación. Cuando la luz del alma entra en el plano vital, podemos tener una aguzada determinación. Esta determinación aguzada es la determinación divina, la auténtica fuerza de voluntad.

Da siempre un paso más
de lo que te proponías.
Puedes hacerlo, sin duda alguna.
¡Mira!, lo has hecho.

 


 

 

3 de marzo

 

Los buscadores de la verdad y la luz siempre intentarán tener libre acceso a la voluntad del alma. Sólo si hacemos un esfuerzo consciente por identificarnos con la voluntad de nuestra alma y con la determinación de nuestro ser interno, tendrán poder nuestros esfuerzos.

La determinación divina viene automáticamente si meditamos en el corazón, en la luz del corazón. Cada buscador puede desarrollar la capacidad de hacer emerger la luz. Si meditamos en otro sitio que no sea el corazón, nuestra determinación puede fluctuar. Suponed que estamos determinados a levantarnos al día siguiente a las cinco en punto. Tal vez mañana, con grandísima dificultad, nos levantemos a las cinco. Pero pasado mañana sencillamente nos olvidaremos de salir de la cama. No hemos hecho una promesa con determinación y por tanto nos levantamos a las ocho o a las diez. ¿Por qué? Porque no hemos cargado nuestras baterías. Si recibimos la luz divina de nuestra alma durante la meditación y rezamos con sinceridad al alma para que nos despierte a las cinco en punto, el alma estará encantada de hacerlo. Nos despertará. Es el alma quién puede tomar en nuestro lugar la responsabilidad de hacer lo que sea necesario.

Mi determinación
emparejada con la Compasión de Dios
puede fácilmente hacer añicos
el orgullo de la Imposibilidad.

 


 

 

4 de marzo

 

Voluntad soy yo mismo. Voluntad es mi Ser. Mi Voluntad es absolutamente de Dios y sólo de Dios.

La entrega divina, desde el punto de vista espiritual, viene de la fuerza de voluntad. Si tenemos una voluntad inquebrantable, obtendremos la capacidad de la entrega incondicional. Por otra parte, si podemos entregarnos sin condiciones a Dios, obtendremos la capacidad de desarrollar la fuerza de voluntad. La fuerza de voluntad interna, que es la luz del alma, y la entrega, que es la unicidad de nuestro corazón con el Absoluto, van siempre juntas. Son inseparables.

Dios estará orgulloso de ti
si puedes decirte a ti mismo
que no existe nada llamado fracaso.
Dios te amará infinitamente más
si puedes aceptar cualquiera de los llamados fracasos
como experiencias
que Él mismo está teniendo
en ti y a través de ti.

 


 

 

5 de marzo

 

Ningún camino puede ser demasiado duro para ti, si tienes un don de Dios: la fe en ti mismo.

La tentación no es más que una especie de prueba. Si pasamos la prueba, devenimos uno con Dios. Al principio, Dios sólo mira y observa. Si por una parte decimos exteriormente que no queremos estar con la ignorancia pero, por otra parte, disfrutamos en secreto revolcándonos en los placeres terrenales, entonces Dios sencillamente permanece quieto. Pero si Dios ve que estamos sinceramente intentando pasar el examen, nos dará en seguida la capacidad para ello.

¿Qué es la tentación?
La tentación es algo
que ayuda inconscientemente
a nuestra parte divina
a conquistar nuestra parte humana.

 


 


6 de marzo

Cualquier método de disciplina espiritual tendrá dos alas inevitables e inseparables: la paciencia absoluta y la firme resolución.

Quién quiera dejar la vida espiritual sólo porque no está progresando considerablemente o porque está cayendo de vez en cuando, comete un terrible error. Después de haber aceptado la vida espiritual, si la abandonas conscientemente, las fuerzas hostiles te torturan sin piedad y las fuerzas divinas muestran una notable indiferencia. Si no aceptas la vida espiritual, estupendo. Duerme, duerme; aún no ha llegado tu hora de despertar. Pero si ya has empezado a correr y entonces te vas otra vez a dormir, en ese momento viene la ignorancia y te cubre totalmente.

Dios no estará para recibirte
si alcanzas precipitadamente
la línea de meta de tu vida.
Él, no sólo te recibirá,
sino que te galardonará y te abrazará
si alcanzas gradualmente, firmemente y fervorosamente
la línea de meta de tu vida.

 


 

 

7 de marzo

 

Si queremos llegar a ser un instrumento de Dios, hemos de practicar la auto-disciplina.

Si queremos sumergirnos en la vida interna, si queremos ser guiados y formados por el alma, tenemos que ser sumamente fuertes. La fuerza que necesitamos no es tanto la fuerza física, sino la fuerza de la auto-disciplina, la fuerza del auto-examen, la fuerza del auto-alejamiento de la vida de los sentidos, la fuerza de la humildad en el mundo del ofrecimiento y la auto-satisfacción en el mundo de la aspiración y la meditación.

La espiritualidad
sin dificultad
es un absurdo.

 


 

 

8 de marzo

 

El fracaso es una experiencia que nos despierta. El éxito es una experiencia que nos da energía para luchar por un éxito mayor y más elevado. El progreso es una experiencia que nos ilumina y nos llena.

En nuestra vida cotidiana, cuando fracasamos en algo, sentimos que está perdido el mundo entero. Nos parece sumamente difícil enterrar en el olvido nuestra triste experiencia. Cuando triunfamos, a veces nos inchamos de orgullo. Fomentamos este orgullo a causa de nuestro ego. A veces exageramos nuestro logro por encima de lo imaginable. A veces queremos demostrar al mundo que tenemos algo o que somos algo cuando, en el más puro sentido del término, no es cierto. Intentamos hacer sentir a los demás que somos excepcionales pero, en lo más hondo del corazón, sabemos que es falso. Cuando lo que nos interesa es el progreso, sólo queremos ser lo que Dios quiere que seamos. No queremos ninguna apreciación del mundo, sea cual sea. No queremos que el mundo nos sobreestime o subestime; queremos que el mundo simplemente nos acepte.

Lo has intentado hoy
y has fracasado.
Pero mañana no fracasarás,
porque ahora estás suplicando a Dios
que lo intente por ti.

 


 

 

9 de marzo

 

Confía en la Gracia del Supremo. Depender de la capacidad humana es una tontería. Cuando triunfamos, decimos que es debido a nuestra capacidad, pero no hay tal capacidad humana. Es sólo la Compasión divina actuando en, y a través de la capacidad humana. Todo es la Gracia que viene de arriba.

Algunos buscadores sienten: “Si me intereso por la Gracia de Dios, ¿que necesidad hay del esfuerzo personal?” Pero están equivocados. El esfuerzo personal no impide nunca el descenso de la Gracia de Dios sino que lo acelera. La Gracia de Dios no niega el esfuerzo personal. Cierto es que Dios puede darnos todo lo que quiera sin un ápice de esfuerzo por nuestra parte. Pero Dios dice: “Es para tu orgullo por lo que te pido hacer este pequeño esfuerzo personal”.

Si rehúsas a intentarlo,
significa que estás arruinando
deliberadamente
una vida de oportunidad.

 


 

 

10 de marzo

 

Si no hay fuerza de voluntad, no hay éxito. Si no hay fuerza de voluntad, no hay progreso.

La fuerza de voluntad es una realidad siempre-progresiva y auto-manifestadora en el universo. A veces, los mortales encontramos dificultad en separar nuestra voluntad de nuestro anhelo. Queremos lograr nuestro objetivo con decididos esfuerzos personales, apoyados y guiados por la amorosa Gracia de Dios. Cada vez que tenemos la voluntad de conseguir algo, pagamos el precio; mientras que cuando tenemos el anhelo de conseguir algo, muy a menudo no pagamos el precio: tan sólo anhelamos. En este caso no hay esfuerzo, ningún esfuerzo consciente; y así, difícilmente podemos esperar algún éxito.

Una persona con determinación
puede fácilmente probar al mundo
que no es una esclava
del monarca-imperfección.

 


 

 

11 de marzo

 

Cuando mi voluntad interna energiza mi existencia externa, todas mis imponderables aflicciones y mis penosos tormentos se desvanecen como el humo.

Intenta sentir que toda tu fortaleza, toda tu determinación y tu fuerza de voluntad están en un sitio en particular, aquí, dentro de tu corazón. Siente que no existes en absoluto, excepto en este pequeño lugar. No tienes ojos, no tienes nariz, no tienes nada. La intensidad sólo vendrá cuando sientas que toda tu existencia está concentrada en un sitio en particular, y no dispersa.

Tus lágrimas de perseverancia
fervorosamente pacientes,
están destinadas a ganar
las supremas Sonrisas de Dios.

 


 

 

12 de marzo

 

Aunque la regularidad en la vida espiritual pueda parecer mecánica, es una bendición constante desde lo alto y muestra el desarrollo de cierta fuerza interna.

La auto-disciplina es algo importantísimo en nuestra vida espiritual. Es necesaria incluso en la vida ordinaria. Si un estudiante no es disciplinado, no lo hará bien en la escuela. Y si uno no es auto-disciplinado en la vida espiritual, la realización de Dios permanecerá muy alejada.

Cansancio es
otro nombre de pereza.
Prontitud es
otro nombre de plenitud.

 


 

 

13 de marzo

 

Las obstrucciones aparecen amenazantes, adentro y afuera. No obstante, como una cometa, me elevaré contra el viento sin desfallecer.

¿Cómo puedes disciplinarte? Mediante la concentración en las cosas que mas quieres en la vida. Hay muy pocas cosas en la tierra que deberíamos sentir realmente necesarias, pero desafortunadamente estamos apreciando todo y a todos a nuestro alrededor. Lo que debemos estimar es la verdad, la luz, la paz y el deleite. Si te concentras en la verdad, la verdad interior, será esta verdad lo que emergerá en ti. La verdad puede venir a ti en forma de paz divina, luz divina o poder divino pero, si realmente te concentras en la verdad interior, la verdad vendrá a ti automática y espontáneamente.

Sólo una competición
admiro, aprecio y adoro.
Esa competición
es mi trascendencia diaria de mí mismo
a la Manera propia de Dios.

 

 


 

 

14 de marzo

 

La fuerza de voluntad alcanza la meta, no porque posee un corazón inquebrantable, sino porque es la amante sin límites de una meta iluminadora y colmadora.

Si ahora mismo sientes la necesidad de tener miles y millones de cosas de la vida, trata de minimizar tus necesidades. Verás que mientras estás en el proceso de minimizar las necesidades, tu vida se volverá disciplinada automáticamente. Cuando no le prestas tu atención a las incontables cosas externas, verás que la verdad te está mirando directamente y te está dando la fortaleza para disciplinar tu vida.

Para ser un perfecto amante de Dios,
una vida de tentación
es un lenguaje totalmente extranjero.

 


 

 

15 de marzo

 

¿Cómo conquistar la desesperación? Nunca implores el consuelo externo. Implora siempre la compasión interna. La compasión interna es el torrente de luz. Y también es el torrente de realización de la perfección.

La mejor manera de disciplinarse es prestar atención solamente a las cosas que son verdaderamente necesarias, que tienen importancia en la vida interna. En la vida externa imploramos el nombre, la fama y muchas otras cosas. Entonces, somos inmediatamente asediados por preocupaciones, ansiedades y temores. Pero en la vida interna sólo imploramos la Atención y la Compasión de Dios. Si intentamos sentir la Atención y la Compasión de Dios veremos que nuestra vida se está disciplinando.

No abandones.
Si perseveras,
la paz de mañana vendrá
y alimentará tu mente hoy,
y la perfección de mañana vendrá
y tocará tu vida hoy.

 


 

 

16 de marzo

 

Sólo hay una manera de poner tus emociones bajo control, y esa manera consiste en ser la expresión consciente de tu explícita fuerza de voluntad.

Desafortunadamente, estamos viviendo una época en la que el auto-control no es apreciado; se ha convertido en objeto de ridículo. Uno estará intentando duramente el dominio de sí mismo mientras los amigos, vecinos, familiares, conocidos y el resto del mundo, se burlan. No ven la razón de su sincero intento de dominar su propia vida. Creen que el modo descontrolado en que ellos viven es mucho más válido y que quién intenta controlar su propia vida es un tonto que está perdiendo el tiempo y abandonando toda su alegría.

¡No culpes a Dios!
Exígete más a ti mismo.
¡No te culpes a ti mismo!
Espera menos de los demás.

 


 

 

17 de marzo

 

Conquistar mis dudas es crecer en la emanación de mi voluntad.

¿Quién es el tonto: el que quiere tener el control de su vida o el que quiere seguir siendo víctima constante de miedos, dudas y ansiedades? Huelga decir que quien quiere conquistarse a sí mismo, no sólo es la persona más sabia, sino el mayor héroe divino, el guerrero divino. Él lucha contra la ignorancia en el campo de batalla de la vida para establecer el Reino del Cielo aquí en la tierra.

El entusiasmo
gobierna su mundo interno.
La determinación
gobierna su mundo externo.
Por consiguiente,
la felicidad ha llegado a ser
su verdadero nombre.

 


 

 

18 de marzo

 

La fuerza de voluntad me inspira y me energiza para crecer en la inmediación del Eterno Ahora.

En tu vida espiritual estás intentando conquistar tu vital inferior. Hoy o mañana, en un futuro más o menos distante, estás destinado a conseguirlo. Pero en el proceso de trasformación de ti mismo, si la gente no te entiende y no les interesa tu vida de pureza, por favor, no prestes atención a su crítica o su burla. Si no aprecian tu sinceridad, tu intento y tu triunfo en el control de tu vida, no importa. Si quieres que aprecien y admiren tus esfuerzos, entonces atraerás innecesariamente a tu vida sus críticas, su burla, sus dudas y sus tentaciones.

Porque eres vigoroso
nada puede desanimarte.
Porque tienes fe
nadie puede vencerte.

 


 

 

19 de marzo

 

El que obra con tardanza no puede ser un verdadero miembro de la familia de satisfacción de Dios.

La determinación es de suma importancia. Cada vez que estamos determinados, aceleramos nuestro viaje. En el campo de batalla de la vida, con la determinación marchamos rápido, muy rápido hacia nuestra meta destinada.

El esfuerzo personal es de suma importancia. A menos y hasta que no le demos al mundo en general lo que tenemos y lo que somos, no podremos crecer hacia la Realidad que todo lo ensancha y todo lo abraza, la Realidad que llamamos Conciencia Universal de la Cima Trascendental. El esfuerzo personal está fundado en la Compasión incondicional del Supremo. Lo que llamamos esfuerzo es realmente un resultado de la Gracia del Supremo que se vierte constantemente sobre nuestras devotas cabezas y nuestros corazones entregados.

Puedes ver el ocaso
en tus fracasos de ayer
si quieres.
Pero debes ver el amanecer
en tu esfuerzo decidido de hoy.

 


 

 

20 de marzo

 

Un héroe-buscador nunca, nunca se entrega a su desesperación. Ha escuchado el mensaje interno de que, en el campo de batalla de la vida, finalmente vencerá.

Hemos de saber que si nuestra conciencia está baja, podemos parar de inmediato nuestros pensamientos negativos con nuestra fuerza de voluntad. Y si tenemos buenos pensamientos, con la fuerza de voluntad podemos fortalecerlos. La fuerza de voluntad puede destruir fácilmente nuestros malos pensamientos y anular las fuerzas erróneas en nosotros. Y también con la fuerza de voluntad podemos aumentar el poder de los buenos pensamientos y las buenas cualidades. Por lo tanto, si empleamos correctamente la fuerza de voluntad, podemos realizar un milagro tras otro en nuestras vidas.

Seré tolerante con el mundo,
lo seré.
Sólo tolerando al mundo
podré ayudar
a mi mente a ascender
y a mi corazón a trascender.

 


 

 

21 de marzo

 

La fuerza de voluntad humana es tan segura como una cuerda de arena. En cualquier momento puede romperse. La fuerza de voluntad divina es la humanidad aspirante en nosotros, evolucionando hacia el Más Allá que todo lo colma.

Con la fuerza de voluntad realizamos a Dios. Con la determinación podemos tal vez ganar una carrera externa. La determinación viene desde el plano vital o desde la mente. Pero la fuerza de voluntad viene desde el ser central. La fuerza de voluntad es infinitamente más poderosa que la determinación. Si empleas tu determinación, esta puede ir inmediatamente seguida de la frustración. Pero si utilizas la fuerza de voluntad, entonces, a todo alrededor y dentro de esa fuerza de voluntad verás la Compasión de Dios.

Comienza una y otra vez
si quieres ganar realmente
el Corazón-Satisfacción de Dios.

 


 

 

22 de marzo

 

Así como mi voluntad interna es en el mundo de la realización, mi vida externa es en el mundo de la manifestación.

La mejor manera de desarrollar la fuerza de voluntad es mediante la unión con la Voluntad de Dios. Puede haber muchos acontecimientos desagradables a diario en tu vida. Si los puedes aceptar con alegría, entonces puedes aumentar tu fuerza de voluntad. Además, puedes aumentar la fuerza de voluntad al no sentirte afectado por los resultados de tus acciones. Si algo sucede, intenta ver siempre la parte positiva de la historia. Si puedes ofrecer siempre esta actitud jovial, desarrollarás la fuerza de voluntad.

No pienses
que no puedes hacerlo.
Piensa tan sólo que Dios
claramente va a hacerlo
en ti, por ti.

 


 

 

23 de marzo

 

En cuanto hayas conquistado una dificultad, encontrarás que vuelve a repetirse en un nivel más elevado y más sutil. Se trata de la misma debilidad esencial en ti, la cual estás preparado para afrontar de una forma más refinada.

¿Porque tienes que aceptar la derrota o, digamos, la vida de fracaso? No, tú puedes ser más disciplinado, más activo, más dinámico, más sincero para alcanzar tu meta. Y la meta de hoy, la trascenderás mañana. No tienes que aceptar tus capacidades limitadas o tus incapacidades. Aceptar tu destino significa que no tendrás inspiración ni aspiración. Entonces te volverás un amigo perfecto del letargo.

¡No aceptes el fracaso!
Si lo haces
estás rebajándote
en tu estimación de ti mismo.
Un acto así
es un suicidio inconsciente.

 


 

 

24 de marzo

 

No fracasaremos. En virtud de nuestro clamor interno, en virtud de la llama que asciende en nuestro interior, alcanzaremos el éxito.

La cualidad que llamamos determinación en nuestra vida cotidiana, se llama fuerza de voluntad en la vida interna o espiritual. La verdadera fuerza de voluntad viene de las cavidades más profundas de nuestro corazón, donde se halla el alma. No es un producto de la mente física; viene directamente del alma. La luz del alma actúa en nuestra vida externa como fuerza de voluntad para lograr o manifestar algo en la tierra. Y esta fuerza de voluntad del alma está llena de humildad divina, que viene directamente del Supremo.

La prosperidad
ha hecho mi corazón hermoso.
La adversidad
está haciendo mi vida poderosa.

 


 

 

25 de marzo

 

La diferencia entre pensamiento y voluntad es esta: el pensamiento considera dubitativamente; la voluntad se aventura instantáneamente.

¿Qué puede hacer la fuerza de voluntad? La fuerza de voluntad puede quitar toda la confusión –en el plano físico y en el vital, en la mente y en el corazón. ¿Cómo es que todo el mundo no ha realizado a Dios? Sólo hay una razón. Es debido a la confusión, ya sea en la mente, en el vital, en el físico o en nuestra existencia interna. En el momento en que este velo de confusión es apartado, vemos la Faz dorada del Supremo en nosotros.

Afortunadamente,
el hombre de pensamiento de hoy,
llamativamente incompetente,
se rendirá
al sorprendentemente competente
hombre de fuerza de voluntad
de mañana.

 


 


26 de marzo

Una persona de fuerza de voluntad, desafía todas las tormentas y tempestades de la vida.

¿Qué más puede hacer la fuerza de voluntad? Esta fuerza de voluntad que es la luz del alma, puede entrar en la realidad en un instante. Llamamos a la puerta de la realidad con nuestra sinceridad, con nuestra pureza, con nuestra aspiración, con nuestra dedicación y con nuestra devoción. Llamamos a la puerta de la realidad, pero tal vez pasan dias o meses hasta que esa puerta se abre realmente para nosotros. Pero cuando la determinación divina, la fuerza de voluntad divina, llama a la puerta de la realidad, esta se abre inmediatamente de par en par.

Lo has intentado
y no lo has conseguido,
eso no significa
que no lo intentarás más.

 

¡Prueba otra vez!
No sólo triunfarás
en la vida que deviene
sino que avanzarás
en la vida que eternamente es.

 


 

 

27 de marzo

 

Cuando mi voluntad interna energiza mi existencia externa, todas mis imponderables aflicciones y mis penosos tormentos se desvanecen como el humo.

Una vez que empleas la fuerza de voluntad, incluso tan solo dos minutos o cinco minutos, obtienes tremenda Compasión, infinita Compasión de lo alto, y esta Compasión no es otra cosa que Luz, Luz divina. En los planos físico, vital y mental empleamos la determinación. En el plano interior, psíquico, del alma, empleamos la fuerza de voluntad.

Haz por lo menos una cosa buena
en esta vida
en vez de convertirte solamente
en una enciclopedia de buenas intenciones.

 


 

 

28 de marzo

 

La sinceridad sin la fogosa determinación de mejorarse uno mismo, sólo es una hermosa flor sin fragancia alguna.

El buscador sincero ha de estar extremadamente alerta todo el tiempo, ya que las fuerzas del plano vital inferior le pueden asaltar fácilmente. Hasta que despunte la realización de Dios, siempre puede ser tentado y fácilmente desviarse del sendero de la Verdad y la Luz. La naturaleza misma del mundo externo es la tentación. Para vencer a la tentación, el buscador ha de estar en constante vigilancia y guiarse siempre por los dictados de la voluntad interna y no por las sugestiones del mundo externo.

No cedas ante los esfuerzos.
Tu última y única meta
es la paz en la alegría
y la alegría en la paz.
No cedas ante los esfuerzos.

 


 

 

29 de marzo

 

La adversidad te hace dinámico. La adversidad fuerza tus ojos a abrirse de par en par. La adversidad te enseña el significado de la paciencia. La adversidad te dota de fe en ti mismo. La adversidad abre la puerta secreta por la cual puedes ver el futuro cumplimiento último de la Voluntad de Dios.

No hay diferencia entre la fuerza de voluntad del alma y la entrega incondicional a la Voluntad del Supremo. Ambas son igualmente fuertes. Si uno puede entregarse sin condiciones a la Voluntad del Supremo, significa que es el resultado de la propia fuerza de voluntad interna, la luz del alma.

Una vida disciplinada
es un instrumento elegido
de Dios.

 


 

 

30 de marzo

 

El fracaso indica nuestra falta de determinación inquebrantable. El éxito indica nuestro tremendo poder de concentración. El progreso indica que la corona de la Voluntad de Dios está en nosotros y para nosotros.

Si te está resultando difícil disciplinarte para hacer algo, piensa en el resultado. Si subes al árbol conseguirás la fruta más deliciosa. Si no subes, no cogerás ninguna fruta. Sabes que si alguien es disciplinado puede subir al árbol, coger el mango más delicioso y comerlo a sus anchas. Tú también puedes hacer lo mismo. Cuando subes y coges la fruta obtienes tremenda satisfacción. Así que, pensando en la satisfacción, puedes fácilmente disciplinarte. No hay otro modo.

¡Disciplínate, disciplínate!
Tu vida disciplinada
glorificará tu capacidad
y multiplicará la Confianza de Dios en ti.
¡Disciplínate, disciplínate!

 


 

 

31 de marzo

 

¡No debes retrasarte! Debes lograrlo lo antes posible, antes de que tu vida se desvanezca.

No importa lo débil que sea nuestra fuerza de voluntad en comparación con la inquebrantable Fuerza de Voluntad de Dios, la fuerza de voluntad humana dirá: “Dios, estoy preparado para colmarte. Dime por favor lo que debo hacer. Quiero ser Tu instrumento. Quiero ser Tu guerrero y tu héroe dinámico. Mi poder puede ser limitado, pero estoy dispuesto a emplear esta capacidad limitada. ¿Quieres sentarte en mis hombros? Entonces siéntate. ¿Quieres que corra por Ti? Correré. Si quieres traerme algo que hacer, lo haré. Tal vez me rompa las piernas por el camino, pero haré lo mejor que pueda para Ti”. Esta determinación, esta fuerza de voluntad nunca, nunca tiene miedo de hacer o de decir algo. Sabe que su fuerza emerge desde el alma y el alma tiene a Dios como verdadera propiedad.

¡Sigue intentándolo!
Sucede a menudo
que es la última llave la que abre la puerta.
Asimismo, es tu última oración
la que puede otorgarte la salvación
y es tu última meditación
la que puede concederte la realización.